Páginas vistas en total

viernes, 23 de enero de 2015

Volver

Volverías a pesar de que estaba tratando de alzar otra vez el vuelo.
No dejarías estar la monotonía, densa y quieta en el aire.
No dejarías marchar el estrago y la miseria, tan convencida estabas de dominarlo todo, de que tu poder me podía... y te equivocabas.

Quizás cegada por la sombra de tu propio ego no fuiste capaz de escuchar los ladridos de lo correcto.
Yo te decía: dame los frutos que vayan madurando en tu huerta. Pero tu huerta son sólo pequeñas tumbas adosadas, dorados lugares de recreo donde pasar eternidades negras.

Hoy sé que la risa a veces se agota, que si las lágrimas no ruedan abrasan, que si mis venas se abriesen chorrearían soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario