Páginas vistas en total

viernes, 6 de marzo de 2015

Entre líneas

Siempre me costó leer entre líneas.
La empatía me salvaba en las interacciones, o me ahogaba en ellas, pero me costaba entender los sí pero no, los bien pero mal y los luego luego.
Lo más difícil era el digo una cosa pero hago la contraria (o al revés)
y me mataban los puntos suspensivos.
La suspendida siempre era yo, entre mi mente y las suyas.
Suspensa en adivinar, raspadito en deducción, ni lo intentes en interpretación .
Siempre quise saber por qué nos complicábamos tanto con metáforas, subterfugios y contradicciones, por qué hacemos de lo sencillo una tragedia, y de lo directo una telenovela.
Sin darme cuenta, en algún momento que no logro recordar, algo debió hacer clic, y  me descubrí escribiendo entre líneas.
Creo que al final, lo he entendido.
El miedo siempre se acerca dando un rodeo.

2 comentarios:

  1. Se nota que has tenido ( tienes ) miedo. Pero no sé a qué o quién. Sea lo que fuere o a quién fuere que temes.... tarde o temprano, con metáforas o sin ellas deberás enfrentarlo.
    Y como habitual... brillante lo que escribes, o sangras... que es lo mismo.

    ResponderEliminar