Páginas vistas en total

martes, 14 de abril de 2015

Habitándote

Hoy me he caído en la vida
y se han arañado mis fuerzas
tratando de frenar el golpe.
Magulladas ya las ganas
de seguir buscando el resorte
donde activar la mecánica del día,
vuelvo a casa.
Regreso con la sonrisa herida,
encharcada de nubarrones
que respiré esta mañana.
Cae la tarde y no ha despejado,
pero vuelvo a casa para pedirte
que laves mis penas a lametazos.
Para buscar cobijo en tu pecho
porque sólo eso, amor,
consigue sacarme a flote
cuando vuelvo malherida
de cualquier naufragio cotidiano.
Vuelvo a casa para acostarme a tu lado
remendadas ya las velas
con la tirita de un beso.
Acaso mañana sea yo
quien zurza pedazos
o lama tus heridas si te caes,
desinfectando el hastío.
Pero volver a ti siempre
a la casa que es tu piel,
descansar en ella, sobre ella,
en el único lugar donde todo flota.

1 comentario: